Unidad de Ginecología Láser : Funcional, Regenerativa, Estética

30/06/2017
Ginecología Laser

La mujer actual se preocupa cada vez más por todos los problemas que afectan a su organismo desde un punto de vista funcional y estético, y en concreto los relacionados con al área genital. Estas situaciones clínicas pueden derivarse, en ocasiones, del proceso natural del embarazo y parto, de la afectación por diferentes patologías o simplemente del envejecimiento fisiológico, y originan alteraciones tanto en la esfera psicológica, emocional, funcional, estética y sexual, con un enorme impacto negativo en su calidad de vida

Por ello, la Clinica Santa Elena incorpora a su amplia Cartera de Servicios la Unidad de Ginecología Láser (Funcional-Regenerativa-Estética), con la intención de dar solución durante  todas las etapas de la vida de la mujer,  a la creciente demanda de atención médica en estos casos,

 

Tratamientos ofrecidos en la Unidad:

  • Tecnología Láser Fraccionado Microablativo de CO2: (regenerativo-funcional)
  • Tecnología Láser CO2 (procedimientos quirúrgicos): (funcioal-estético)
  • Infiltraciones con Ácido Hialurónico: (funcional-estético)
  • Inyección de Toxina Botulínica: (funcional)
  • Infiltraciones con Plasma Rico en Plaquetas (PRP):(funcional-regenerativo)

 

¿Cómo funciona el láser?

El tratamiento con láser está basado en la estimulación mediante calor de la zona genital afectada, y  consigue la activación de la remodelación y de la formación de nuevas fibras de colágeno y de otras sustancias fundamentales del tejido de sostén pélvico, consiguiendo  la regeneración y mejora del estado funcional de la vagina, vulva y región periuretral (conocido como rejuvenecimiento vulvovaginal en el mundo anglosajón).

El resultado final del tratamiento es una mayor vascularización de la zona, un recambio y síntesis de fibras de colágeno con una mayor contracción de las paredes vaginales y de estructuras adyacentes (vejiga, uretra, fascia endopélvica, etc), obteniendo una regeneración (rejuvenecimiento) de la misma, mejorando sus condiciones fisológicas (trofismo, pH, lubricación, etc), así como un mayor fortalecimiento del suelo pélvico, mayor sostén de la vejiga y recuperación de la función normal de la continencia urinaria

En definitiva, se consigue una importante disminución en los signos y síntomas que padece la mujer, mejorando su salud vulvovaginal (anatómica, funcional, microbiota),  la funcionalidad del suelo pélvico y por tanto, su calidad de vida.

 

Además, el láser puede ser utilizado como instrumento quirúrgico para determinadas cirugías ginecológicas (labioplastias de labios menores y mayores de la vulva, remodelado del capuchón del clítoris, vaginoplastias, colpoperineoplastias,, extirpación de verrugas vulvovaginales, etc), por su gran eficacia, mayor capacidad de cicatrización y disminución del riesgo de complicaciones, permitiendo de esta forma la realización del procedimiento de forma ambulatoria, con anestesia local y facilitándose por todo ello la recuperación más rápida de la paciente.

 

Ventajas

 

  • Sin ingreso hospitalario

El tratamiento generalmente es ambulatorio, es decir, se practica en la misma consulta y cuando finaliza, la paciente puede irse a casa. Algunos cuadros clínicos  que precisan cirugía, se realizan en quirófano pero en régimen de ambulatorio, dándose el alta a los 30 min posintervención.

 

  • Sin baja médica

En la mayoría de los procedimientos la paciente no tendrá que faltar al trabajo, te puedes incorporar a tu vida normal de inmediato, excepto en casos de intervenciones quirúrgicas, que precisarán un tiempo determinado en función de la patología tratada.

 

  • Sin dolor

Una ventaja importante de la técnica láser es ser prácticamente indoloro, sin incisiones, sin sangrado ni suturas. La recuperación es extremadamente rápida. En casos de cirugías, se realiza una mínima incisión que precisará de sutura prácticamente invisible y que se reabsorberá espontáneamente.

  • Sin anestesia

 

No requiere anestesia general, por lo que es un tratamiento mucho menos agresivo para tu cuerpo. En ocasiones se aplica una crema anestésica local que permite la realización del procedimiento.

  • Ventajas añadidas

 

El tratamiento  más eficaz publicado  consta de 3 sesiones, aunque puede variar en función de la patología  y  los resultados son efectivos en el 85-90% de las pacientes tratadas

 

La técnica láser permite la realización de cirugías con mínimo sangrado, mejor cicatrización y mejor recuperación postoperatoria.

 

En general no se precisa de preparación especial ni antes ni después del tratamiento, excepto en casos de cirugía, que se indicarán unas recomendaciones pre y posoperatorias.

 

Los estudios confirman que la técnica láser es sumamente eficaz, segura y cómodo para el alivio de los síntomas y como tratamiento de la patología, con un alto grado de satisfacción en las pacientes

 

Indicaciones Funcionales, Regenerativas y Estéticas:

¿Tienes alguno de estos síntomas?

 

1. Síndrome genitourinario de la menopausia (SGM).

  • Desde tu última regla , ¿notas mayor sensación de sequedad vaginal, escozor, sensación de quemazón y prurito en los genitales?
  • ¿Sufres de episodios de infecciones vaginales de repetición acompañadas en ocasiones de infección de orina?
  • ¿Las relaciones sexuales son más dolorosas o molestas y te influyen en tu relación de pareja?
  • Al toser o estornudar, ¿sientes una pérdida de orina?
  • ¿Tienes sensación de urgencia repentina en el momento de la micción que no puedes controlar?
  • ¿Todos estos síntomas o alguno de ellos afectan a tu calidad de vida, física, psicológica, sexual y  socialmentel?
  • ¿Has notado empeoramiento progresivo de la clínica con el paso del tiempo?

Si sufres alguno de estos síntomas o todos en su conjunto padeces lo que se denomina  Síndrome Genitourinario de la Menopausia (anteriormente conocido como atrofia vaginal). Este síndrome es un conjunto de signos y signos que padecen casi el 50% de las mujeres menopáusicas, consecuencia de la pérdida natural de estrógenos durante esta etapa de la vida y que puede afecta intensamente a la mujer. Se caracteriza por sequedad vaginal, escozor, picor, quemazón, dispareunia (dolor con las relaciones sexuales), e incontinencia de orina, a los que se añade vaginitis de repetición por alteraciones en la flora vaginal (microbiota). La edad media de la menopausia en España es de 51 años, por lo que muchas mujeres sufrirán este cuadro clínico casi un tercio de su vida.

Los tratamientos médicos ginecológicos más utilizados en estos casos son muy conocidos y tienen unas indicaciones precisas. En aquellas pacientes que no estén indicados por patología médica previa, que no los toleren o que, debido a la necesidad de su uso continuado para ser eficaces, se cansen de su aplicación, la tecnología láser intravaginal representa una alternativa eficaz, segura y con excelentes resultados en el tratamiento de este síndrome

 

2. Incontinencia urinaria de esfuerzo

 

  • Al toser, reirte o estornudar, ¿tienes miedo de sufrir una pérdida de orina?
  • ¿Intentas apretar los músculos para evitarlo pero no puedes?
  • ¿Sigues teniendo pequeñas pérdidas de orina después del parto?
  • ¿Tienes episodios de pérdidas durante la noche?
  • ¿Has dejado de hacer deporte por miedo a mojar la ropa?
  • ¿Evitas cualquier movimiento brusco?
  • ¿Tienes pérdidas leves de orina cuando mantienes relaciones sexuales?
  • ¿Las pérdidas de orina te dificultan llevar una vida social activa, bailar, viajar, etc?

 

Estos síntomas aparecen en la incontinencia urinaria de esfuerzo. Se trata de una pérdida involuntaria de orina cuando se realiza alguna actividad física como toser, estornuda, reír o hacer ejercicio. Es el tipo de incontinencia más habitual entre las mujeres. El láser ginecológico es el tratamiento más efectivo para la incontinencia urinaria de esfuerzo leve-moderada e Incontinencia urinaria mixta con estrés moderado. Grados de incontinencia superiores precisarán de una cirugía reconstructiva mediante la colocación de bandas o mallas que soporten la zona. El láser está especialmente indicado para las mujeres que tienen pérdidas de orina debido al embarazo y al parto o aquellas que por la menopausia han sufrido un debilitamiento del suelo pélvico; es decir, en la mayoría de los casos. 

 

Accesos directos - Santa Elena