Teléfono de Urgencias Generales: 91 453 94 10

¿Te gustaría ver lo que hace tu hijo en el recreo?

25/02/2014

Hemos sido educados en una cultura en la que el patio era un premio accesorio en el que lo único útil era considerado el aprendizaje en el aula. Recientemente celebramos el Día de San Juan Bosco, un religioso que daba tanta importancia al patio como a las clases.

 

No queremos restar importancia al esfuerzo por el aprendizaje, al contrario. Sin esfuerzo, sin disciplina, no estaremos preparando a nuestros hijos para la vida real. Sin embargo, en nuestra Clínica nos gustaría invitar a todos a reflexionar sobre la gran importancia que tiene el patio para el desarrollo personas y emocional de los niños.

 

Si pensamos un poco, el patio es el único lugar en el que se sienten ellos solos, dueños de sí mismos. Vigilados de lejos por algún profesor, pero responsables de sus decisiones. Allí, jugando a la peonza, a las canicas, a correr, a jugar en grupo, a lo que sea… allí aprenden a relacionarse con los demás, a negociar la mejor posición, a ayudar a otros, a compartir, a discutir, a ceder, a liderar. El patio, en efecto, conforma gran parte de la personalidad de lo que serán nuestros hijos cuando nosotros seamos viejecitos.

 

El deporte, el ejercicio físico, el sano desfogue tras las clases, son además del todo necesarios para su desarrollo. Ahora, después de haber leído este breve mensaje, seguro que miras a tu hijo a través de la citada verja de otro modo. Ahora verás a un hombrecito, a una mujer que nace, a un ser humano del que todos necesitamos tanto. Ahora sabrás que un día, habrás hecho lo que debías, habrás luchado por alguien que vale realmente la pena.

Accesos directos - Santa Elena