El embarazo, las infecciones virales y la protección del bebé

11/09/2014

 

La planificación del embarazo tiene muchas ventajas en las mujeres en edad fértil, porque permite prevenir infecciones que pueden afectar al feto o al recién nacido. De manera que, en algunos, es posible manejar las enfermedades infecciosas cuando ya se detectan en la embarazada.

Centrándonos en las infecciones virales solo en circunstancias muy especiales, pueden afectar a la embarazada y al recién nacido. Entre ellas, destaca la rubéola,  la hepatitis B, el VIH y, en menor grado, el herpes genital y la varicela. Para las mismas es necesario un control médico que valore nuestro grado de inmunización  y/o necesidades de tratamiento. Es por tanto conveniente tomar algunas medidas: vacunarse  de varicela y recibir la inmunización antigripal. Para el caso específico del virus del herpes, para aquellas mujeres que tengan antecedentes de infección del aparato genital, se valorará a través  de su ginecólogo la administración de antivirales al final del embarazo evitando la aparición de lesiones que puedan contagiar al recién nacido.

En resumen, existen infecciones virales que pueden afectar, cuando ocurren durante el embarazo, al feto y al recién nacido. Muchas pueden evitarse mediante una correcta y rápida evaluación y manejo. Para disfrutar de su embarazo lo adecuado es que usted consulte a su médico antes de quedar embarazada o apenas lo sepa, para saber qué hacer y evitar este tipo de problemas.

En la Clínica Santa Elena, implicados en ofrecer los servicios de mayor calidad, desde la Unidad de Ginecología y Obstetricia le acercamos a los mejores especialistas, donde le realizarán un estudio completo y un enfoque adecuado sobre esta patología.

 

 

 

 

Accesos directos - Santa Elena