Clínica Santa Elena informa sobre Alergias en Navidad

19/12/2017
Alergias en Navidad

Alimentos que pueden provocar alergia

Se acerca la Navidad y muchas familias se disponen ya a realizar todos los preparativos para las fiestas y las comidas navideñas. Reuniones familiares, celebraciones, comidas de trabajo, tiempo para compartir y disfrutar con los más pequeños de la casa.

Presentes en casi todos los hogares en estas fiestas tradicionales y entrañables están los frutos secos, los mariscos, pescados, que en alguna ocasión serán la causa de algún contratiempo en medio de la alegría y felicidad que caracteriza a la Navidad.

Frutas rosáceas

El principal grupo alimentario globalmente causante de alergias alimentarias es el de las Frutas. Y dentro de este grupo, destaca la familia de las Rosáceas, que incluye frutas tan conocidas y consumidas como el melocotón, el albaricoque, la manzana y la ciruela entre otros. Lo habitual es consumirlos en fresco, pero es típico en Navidad encontrar variedades desecadas como los denominados “orejones” de albaricoque, melocotón… También otras familias vegetales diferentes como los higos secos, y las uvas y ciruelas pasas. Tanto frescos como deshidratados, su capacidad alergénica permanece inalterable.

Frutos secos

Los frutos secos con mayor número de casos identificados de alergia en España son la almendra y seguido muy de cerca el cacahuete, que suponen un 80 % de las todas reacciones ocasionadas por este grupo de alimentos. En menor porcentaje es muy frecuente la alergia a la avellana, representando un 60 %, seguida por la nuez y los piñones, con un 40% y 30% respectivamente.

Desde la infancia, las reacciones alérgicas a frutos secos son una causa muy importante y representativa en el conjunto de las alergias alimentarias, y a partir de los 3 o 4 años de edad la prevalencia aumenta. Existen numerosos casos en los que coexisten alergias a varios frutos secos. Y algunos muy especiales como ocurre con el cacahuete, el cual tiene reactividad alergénica cruzada con estructuras glicoprotéicas de alguna leguminosa como es el caso de la lenteja.

Pescado y marisco

Los pescados y los mariscos, son productos muy deseados en los menús tradicionales de Navidad, cuyo consumo se incrementa notablemente en días festivos de celebraciones familiares. Después de la alergia a las frutas y los frutos secos, el grupo de pescados y mariscos ocupa el tercer lugar en el ranking de alimentos responsables de reacciones alérgicas alimentarias.

Son reacciones debidas a diversos mecanismos, como la propia sensibilización a las proteínas de estos animales, o al estímulo en la producción de histamina y mediadores celulares vasodilatadores y proinflamatorios favorecido por el consumo de algunos de estos alimentos, y tampoco hay que olvidar las reacciones en ocasiones graves provocadas por algunos parásitos del pescado como el ya bien conocido Anisakis, y ciertos grupos de bacterias que pueden colonizar las ostras y otros moluscos bivalvos.

Dentro del grupo de los pescados, el mayor número de reacciones de tipo alérgico ocurre con el consumo de gallo y la merluza y su familia taxonómica. En menor medida provocadas por atún y otros pescados azules.

Crustáceos

Los crustáceos, también representan una importante causa de alergia alimentaria en cuanto a frecuencia y relevancia sintomática, debido a la ingestión de diferentes variedades de gambas, langostinos y otras especies de la familia alimentaria y su uso habitual en numerosas recetas de nuestra gastronomía mediterránea.

No hay datos claros sobre la prevalencia de la alergia a pescados, pero por diversos estudios y series revisadas, estiman que hasta un 15% de la población con alergias alimentarias, se deben a sensibilización a proteínas de pescado, crustáceos y moluscos. Estas proteínas son en mayor medida las parvalbuminas y en un 40% de los casos puede existir reactividad cruzada entre grupos diferentes y por ello, manifestar reacciones alérgicas al ingerir cualquiera de ellos.

Es importante saber que con frecuencia, las alergias por pescados y mariscos pueden debutar como una reacción severa que requiere atención médica inmediata y en muchas ocasiones pueden acabar produciendo reacciones anafilácticas graves.

Por tanto, conviene que tengan en cuenta toda esta información en estas próximas fiestas de Navidad.Disfruten de ellas en compañía de sus familiares y amigos. Ante una posible reacción alérgica alimentaria, mantengan la calma pero no descuiden acudir inmediatamente a nuestro Servicio de Urgencias donde le proporcionaremos un tratamiento adecuado y haremos todo lo posible por que siga disfrutando de la magia de estos días especiales en compañía de todos sus seres queridos.

Una vez tratada y superada la reacción alérgica, evite el consumo de los posibles alimentos implicados hasta consultar lo ocurrido con un Especialista. En la Unidad de Alergología de la Clínica Santa Elena liderada por el Dr. Jaime Royo Cabañero, disponemos de los medios diagnósticos necesarios y adecuados para realizar un completo estudio.

Le deseamos una Feliz Navidad y Saludable 2017.

Accesos directos - Santa Elena