La Clínica Santa Elena apuesta por un parto confortable y con capacidad de decisión de la mujer.

09/07/2012
Dar a luz es un acto fisiológico natural, aunque genera muchas dudas y miedos entre las futuras madres; quienes temen por la salud de sus bebés, por el dolor e incomodidades de su paso por el hospital.

Dar a luz es un acto fisiológico natural, aunque genera muchas dudas y miedos entre las futuras madres; quienes temen por la salud de sus bebés, por el dolor e incomodidades de su paso por el hospital. No hay duda de que el parto en centros sanitarios ha sido uno de los
grandes logros de nuestro tiempo, habiéndose reducido drásticamente las muertes tanto de las madres como de los niños. Sin embargo, muchas mujeres piensan que el parto se ha podido medicalizar en exceso y no se sienten cómodas en un hospital donde todo se puede percibir  impersonal, protocolizado, e incluso desasosegante.

Por eso, el equipo de ginecólogos y obstetras de la Clínica  Santa Elena, formado por la Dra. Rosa Cano, Dr. José Enrique García Ferrer, Dr. Joaquín Grande, Dra. Alicia Romo, Dr. José Ignacio Tubío entre otros especialistas, apuestan por un parto respetado en el que se  logre un parto natural, confortable y feliz, sin menoscabar en ningún momento las directrices médicas necesarias para asegurar que todo vaya bien. De este modo, se le da la oportunidad a la mujer de elegir, siempre bajo asesoramiento de su ginecólogo, quien le asistirá en el parto. 

Por ejemplo, si quiere usar la epidural; si quiere ponerse el enema en casa o en su habitación, evitando la defecación durante el  parto y/o en público; algo que muchas mujeres encuentran muy desagradable.

Por otro lado, en la Clínica Santa Elena todo se ha adaptado para hacer mucho más agradable el parto. Si se desea, la dilatación se hace en la habitación rodeada de familiares; paritorio y demás instalaciones se encuentran en la misma planta, evitando viajes e incomodidades innecesarias. Y se promueve la lactancia inmediata y así la madre recibe al niño en sus brazos nada más nacer. Incluso en cesáreas, la mujer se encuentra con el bebé rápidamente, evitando separaciones forzosas, ya que el recién nacido sólo se dirigirá a la unidad de neonatología si está plenamente justificado. 

En el caso de que se produjeran problemas en el parto, el ginecólogo acompaña a la mujer y asesora en todo momento sobre su conveniencia y sobre si hay o no alternativas. El objetivo es conseguir la armonía entre la seguridad y profesionalidad de un parto hospitalizado y la naturalidad de un proceso fisiológico feliz y cómodo. 

El servicio de obstetricia de la Clínica Santa Elena tiene 30 años de experiencia.

Cuenta con las más modernas instalaciones, incluyendo una UVI neonatal y una atención de urgencias durante las 24 horas del día, con anestesistas, pediatras y ginecólogos.

Accesos directos - Santa Elena