Unidad de Suelo Pélvico

Información general

Denominamos suelo pélvico al conjunto de músculos y tendones que cierran la cavidad abdominal por su parte inferior a la vez que sujetan y mantienen en su posición normal a la vejiga de la orina, el útero (o matriz) y al recto.  La existencia de alteraciones en éstos músculos (debilidad, lesión por cirugía o partos) puede condicionar problemas en el funcionamiento de cualquiera de éstos órganos.

¿Qué problemas plantea?

La incontinencia urinaria de esfuerzo, disfunciones miccionales crónicas, prolapsos vaginales, disfunciones sexuales, disfunciones intestinales.

¿Qué es la incontinencia urinaria de esfuerzo?

Escapes o fugas involuntarias de orina al realizar cualquier esfuerzo abdominal como toser, estornudar, reir, saltar, cargar pesos o hacer ejercicio. Los mecanismos encargados de mantener cerrada la salida de la orina a través de los esfínteres vesicales, están afectados porque a su vez los músculos de sujeción y apoyo de la vejiga de la orina también lo están.

¿A quién afecta?

En general a 3-4 de cada 10 mujeres por encima de los 25 años.

Esta cifra se incrementa con la edad y con el número de partos. Así, sin hijos afecta al 17% y con más de 3 hijos al 53%. De menos de 25 años el 31% y de más de 45 al 46%.

¿Qué ocurre si no se trata?

Lo normal es que el problema vaya aumentando, afectando a la relación sexual, por miedo a orinarse durante el acto. También al ejercicio físico o actividad diaria, por miedo a orinarse en un lugar público. Y de todo ello se derivan problemas psicológicos, como pérdida de la autoestima, de seguridad, depresión, retraimiento y ansiedad.

¿Porqué no tratarse?

A pesar de los problemas que conlleva a la mujer afectada (o al hombre), le cuesta ir al medico a contarle su caso. ¿Porqué? ·  Porque se considera una circunstancia vergonzosa, que afecta a la higiene.  Se considera una circunstancia norma inherente al parto. Se cree que no hay soluciones eficaces. Se cree que la única solución es la cirugía y además no del todo muy eficaz.

Hoy en día el 90% de los casos de la incontinencia urinaria en la mujer tienen solución. Gracias a los estudios urodinámicos, se sabe mejor como funciona la micción. La medicación, la rehabilitación y los métodos quirúrgicos son hoy en día altamente eficaces.

Debilidad del suelo pélvico

¿Porqué se debilitan los músculos del suelo pélvico?

Por el embarazo y el parto

El peso creciente del útero durante el embarazo, los cambios hormonales y la dilatación que se produce durante el parto, son las causas fundamentales de debilitación de la musculatura pélvica. Mujeres de pelvis estrecha, partos múltiples, desgarros vaginales o recién nacido de alto peso, son factores que agravan o condicionan la aparición. Muchas mujeres desean recobrar su figura inmediatamente después del parto y realizan ejercicios para "quitar tripa" que no benefician nada la situación de debilidad del suelo pélvico. Por ello se desaconseja iniciar inmediatamente el ejercicio físico porque se puede dañar aún más dicha zona.

Por cirugías en la zona de la pelvis

Al realizar cirugías en ésa zona pueden afectarse los músculos o Bien en los procesos de cicatrización de la zona. En los hombres principalmente tras operaciones de próstata.

En la menopausia

Músculos y tendones del suelo pélvico pueden verse afectados en su flexibilidad por los cambios hormonales que ocurren en la menopausia.

En el envejecimiento

Porque supone una pérdida progresiva de masa y tono muscular.

Herencia

En el 20% de las mujeres existe una debilidad congénita, heredada, de la musculatura de la pelvis, lo que facilita la aparición de la misma.

Obesidad

El sobrepeso afecta a la cavidad abdominal.

Estreñimiento

El sobreesfuerzo diario a que se somete a la musculatura abdominal para vencer el estreñimiento, debilita la musculatura pélvica.

Hábitos diarios

Practicar deportes en los que haya incremento brusco de la presión abdominal (baloncesto, tenis, atletismo, ciclismo, halterofilia, etc.) o el vestirse con prendas ajustadas, tocar instrumentos de viento la tos crónica por el tabaco, etc., son factores que debilitan la musculatura pélvica.

Prevención y tratamiento

¿Cómo se puede prevenir la incontinencia urinaria?

Además de unos hábitos diarios, especial atención hay que prestar en el posparto y después de una cirugía en ésa zona. La prevención resulta muy eficaz, conociendo los ejercicios y hábitos que hay que realizar y comprometerse con ellos. Las personas de mayor riesgo son:  Las mujeres que han tenido varios partos, las obesas, las que tienen problemas miccionales, del ritmo intestinal O disfunciones sexuales, si se presentan bultos o pesadez en la región genital, Tras un parto difícil, después de una cirugía en la zona pélvica.

Tratamientos

Rehabilitación o fisioterapia. Electroestimulación. Bien para prevenir o para tratar. Ejercicios de Kegel  Terapia con conos vaginales de material plástico y pesos cada vez mayores, que se introducen en la vagina y que provocan una retención mediante contracción de la musculatura. Dispositivos de bio feedback que permite enseñar a la paciente que músculos contrae en cada momento y con que   intensidad.

Tratamientos médicos

Existen actualmente medicamentos para el control de la incontinencia, que reducen la intensidad de los síntomas.

Tratamientos quirúrgicos

Una de cada tres mujeres necesitan mas pronto o mas tarde cirugía con procedimientos generalmente mínimamente invasivos. Un diagnóstico correcto y precoz, pérdida de peso antes y después de la operación, mediación eficaz y rehabilitación son junto a la cirugía herramientas muy potentes para evitar la incontinencia urinaria.

CONSULTA:  jueves por la mañana de 10 a 14 horas. ¡Pida su cita!

Última modificación: 
31/03/2017

Accesos directos - Santa Elena