Teléfono de Urgencias Generales: 91 453 94 10

Estimulación magnética Transcraneal

Información General

Estimulación magnética transcraneal (EMT) - qué es

La estimulación magnética transcraneana (EMT) o transcraneal, (Transcraneal Magnetic Stimulation o TMS, en inglés) es una forma no invasiva de estimulación de la corteza cerebral, y constituye una herramienta llena de posibilidades de estudio e investigación en el ámbito de las neurociencias, así como para el tratamiento de diversos padecimientos y trastornos neuropsiquiátricos. Permite la estimulación incruenta del tejido nervioso (corteza cerebral, médula espinal, vías motoras centrales y nervios periféricos), sin dolor, y permite interferir de forma controlada la actividad normal del cerebro humano.​

Cómo funciona

La estimulación magnética consiste en una fuente de energía que genera pulsos cortos de corriente eléctrica dirigida a una bobina productora de un campo magnético pulsátil.

"Una vez en el interior del cerebro, las ondas electromagnéticas van reconstruyendo el equilibrio de las neuronas mal funcionantes, producto de las diferentes patologías, devolviéndole la normalidad al paciente y sin producirle perjuicio alguno, al emplear una cantidad de energía lo suficientemente pequeña para ello", ha explicado la Dra. Moreno Ramos, responsable de la Especialidad de EMT en Clínica Santa Elena.

La estimulación magnética transcraneal repetitiva, aunque constituye un gran desafío, está dando excelentes resultados.

Las terapias de neuromodulación cerebral pueden desempeñar un papel en el tratamiento patologías tanto psiquiátricas como neurológicas.

 

Aplicaciones clínicas de la estimulación magnética transcraneal

Las principales aplicaciones clínicas de la estimulación magnética transcraneal repetitiva son:

trastorno depresivo mayor,

rehabilitación post-ictus,

dolor neuropático,

esquizofrenia,

trastorno por estrés post-traumático (incluyendo estrés post-Covid)

trastorno límite de la personalidad,

ansiedad,

depresión post-parto,

trastorno bipolar,

anorexia,

trastorno obsesivo compulsivo,

trastornos por abuso de sustancias,

epilepsia,

enfermedad de Parkinson,

tinnitus,

fibromialgia,

cefalea refractaria a tratamiento farmacológico o síndrome de Tourette.

Cada vez existe mayor evidencia de que estas patologías se benefician del tratamiento con Estimulación Magnética Transcraneal, tanto en pacientes en los que ha fallado el tratamiento tradicional como en aquellos que no toleran o no desean tratamiento farmacológico.

Además, no precisa ingreso, es indolora y el paciente puede retomar inmediatamente su actividad cotidiana. No tiene efectos secundarios.

La valoración de los candidatos al tratamiento se realiza en una consulta especializada integral tras cita previa y la administración del tratamiento se divide en sesiones de unos 25 minutos de duración entre dos y cuatro semanas, según la patología.

Los resultados son inmediatos, pero poco duraderos; por lo que, para mantener el efecto en el tiempo, es necesario acudir al tratamiento de forma seguida durante aproximadamente un mes.

Durante la sesión, el paciente puede estar en una postura cómoda para él y utilizar sus dispositivos electrónicos, leer o incluso dormir, ya que el tratamiento no requiere sedación ni limita ninguna de sus acciones. Al finalizar cada sesión el paciente se puede incorporar a su rutina o trabajo habitual.

Última modificación: 
16/02/2021

Accesos directos - Santa Elena